Teatro San Francisco
Compra ya tu entrada

LA MUJER DEL CUADRO

Cargando Eventos

23

marzo

Detalle:

Entrada: 4€


« Todos los Eventos

Título original: The Woman in the Window

Año: 1944

Duración: 99 min

País: Estados Unidos

Dirección: Fritz Lang

Guion: Nunnally Johnson (Novela: J.H. Wallis)

Música: Arthur Lange

Fotografía: Milton R. Krasner (B&W)

Reparto: Edward G. Robinson, Joan Bennett, Raymond Massey, Edmund Breon, Dan Duryea, Thomas E. Jackson, Dorothy Peterson, Arthur Loft, Frank Dawson.

V.O.S.E.

RESEÑA DE LA PELÍCULA  – RAPAZ 

“RETRATO EN NEGRO”

Película dirigida en 1944 por el magnífico director de origen austríaco Fritz Lang. Un año en el que, a pesar de estar inmersos en la segunda guerra mundial, la producción cinematográfica en Estados Unidos nos dejó obras inmortales como “Laura” (Otto Preminger), “Perdición” (Billy Wilder), “Tener o no tener” (Howard Hawks) o “Luz que agoniza” (George Cukor).
El filme está basado libremente en una novela de J.H. Wallis (Once of a guard), aunque con menos asesinatos y un final distinto.
La puesta en escena es sobria y directa, con planos de escalas diversas y travellings laterales, evitando la sobreactuación de los actores; lo que hace que notemos como sus interrelaciones se van enturbiando y llenando así de “veneno” el ambiente hasta hacerlo irrespirable.
La mujer del cuadro es toda una obra maestra que nos sumerge dentro del cine negro más clásico, hasta casi la resolución de la película. La fotografía, el guión y los personajes nos evocan las decenas de filmes de los años 40 donde el asesinato, el chantaje y por supuesto la “femme fatale” eran axiomas incuestionables del género; pero en esta ocasión con un giro sorprendente al final.
La sombra del insigne Sigmund Freud, tan de moda en el momento del rodaje, sobrevuela la película como en tantas otras de esa década. Un ejemplo es la magnífica “Recuerda” (1945) de Alfred Hitchcock. Lo podemos comprobar en la utilización de recursos por parte del director como la lluvia como imagen asociada al peor de los fatalismos y en objetos como los relojes, espejos o escaparates que se acaban convirtiendo en reflejos o manifestaciones de los personajes y su psique; tan frecuente en el cine de Lang.
Debemos destacar la aportación del trío protagonista, Edward G. Robinson, el “villano” Dan Duryea y la fascinante y bellísima Joan Bennet. Los tres volvieron a juntarse un año después en “Perversidad”, con el mismo director, otro melodrama criminal; pero con sutiles variantes. Con “secreto tras la puerta” (1947) forman la trilogía llevada a cabo por la efímera productora “International Pictures”, fundada por el marido de la actriz y el propio Fritz Lang.
Os proponemos disfrutar de este referente del cine negro y policíaco de los años 40, una película hipnótica visualmente y que encierra múltiples lecturas. Déjense sorprender por el maestro Lang.
RAPAZ